imagen de la cabecera
Qué ofrecemos

Terapia Sistémica y EMDR (Psicoterapia)

"Los órganos piensan a través del cerebro" (Gabriel Marcel). La psicoterapia consiste en tomar conciencia de lo que nos "pasa" y empezar a hacernos responsables de lo que ha sucedido y, sucede, en nuestra vida para poder disfrutar de ella plenamente siendo auténticos. Psicoterapia

E.M.D.R. (Desensibilización y reprocesamiento bilateral)

EMDR es un abordaje psicoterapéutico innovador validado científicamente que acelera el tratamiento de un amplio rango de patologías en el trastorno por estrés postraumático, entre otros. El método descubierto y desarrollado desde 1987 por la Dra. Francine Shapiro, consiste en usar estimulación bilateral en un protocolo especial relacionado con las situaciones traumáticas que desencadena la desensibilización y el consecuente reproceso de las mismas, acompañado de la desaparición de la sintomatología. E.M.D.R. (Desensibilización y Reprocesamiento por medio de Movimientos Oculares) es un modelo de abordaje psicoterapéutico –basado en los procesos psiconeurobiológicos– de eficacia validada en el tratamiento del trauma. Como apoyo a la relación terapéutica, es una herramienta neurológica para focalizar, procesar y liberar neuro-biológicamente experiencias y síntomas que están fuera del alcance de la mente consciente y de sus capacidades verbales y cognitivas. El EMDR está demostrando ser la herramienta adecuada para el trabajo y resolución de traumas, siempre, dentro de un contexto de trabajo psicoterapéutico sistémico donde se van resolviendo y reconstruyendo los problemas de apego, traumas y defensas surgidos de las relaciones interpersonales tempranas negligentes y/o dolorosas que hacen que las personas no puedan ser ellos mismos y no encuentran un sentido en sus vidas. Son los cuadros disociativos los que pueden considerarse el extremo de mayor gravedad dentro de lo que se ha denominado espectro postraumático. El trauma temprano, crónico e interpersonal genera problemas que van más allá de los síntomas del trastorno por estrés postraumático. Las repercusiones de la traumatización grave se manifiestan en sintomatología disociativa, pero también en la afectación de las relaciones con los demás, las expectativas de futuro, la visión de uno mismo y los sistemas de significado. Lejos de ser problemas que el paciente expresa de modo directo, la mayor parte de esta sintomatología es realmente la parte oculta de un iceberg que el paciente trata de esconder detrás de una fachada de aparente normalidad. La exploración de los síntomas y la detección de los indicadores indirectos son imprescindibles para la detección de problemas que afectan gravemente la vida de quienes los padecen.

Validaciones

La terapia EMDR es un abordaje psicoterapéutico validado científicamente, aceptado y recomendado por las organizaciones líderes en salud mental del mundo. Las directrices Internacionales de Práctica Clínica de las siguientes Instituciones, han designado a la terapia EMDR como un Tratamiento Efectivo y Eficiente para tratar el Trauma Psicológico: OMS (Organización Mundial de la Salud), Asociación Psiquiátrica Americana, Asociación Psicológica Americana, Departamento de Asuntos para Veteranos y Departamento de Defensa de los Estados Unidos, la Administración de Servicios en Salud Mental y Abuso de Substancias de los Estados Unidos, el Instituto Nacional de Excelencia Clínica de los Estados Unidos, y la Asociación Internacional para Estudios en Estrés Traumático, entre otras muchas. El EMDR tiene una amplia base de reportes de casos publicados e investigación controlada que soportan a este modelo como un tratamiento validado empíricamente para tratar un amplio espectro de poblaciones, como aquellas con trastorno por estrés agudo y trastorno por estrés postraumático, trauma complejo, trastornos de personalidad, ataques sexuales, de pánico, duelo complicado, trastornos disociativos, trastornos de ansiedad, adicciones, fobias, temas de la autoestima, veteranos de guerra, problemas somáticos/trastornos somatoformes, incluyendo dolor crónico, dolor por un miembro fantasma, eccema crónico, problemas gastrointestinales e imagen corporal negativa; drogodependencia, adicción sexual y jugadores compulsivos; disfunciones familiares, conyugales y sexuales; víctimas de catástrofes naturales o producidas por el hombre (terrorismo), así como gente de negocios, artistas y deportistas que se han beneficiado de EMDR como herramienta para aumentar su rendimiento.

Terapia Relacional Sistémica/Terapia Familiar y de Pareja

La Terapia Relacional Sistémica amplía el foco, en principio, desde el individuo a la familia pero, así mismo, también va más allá de las fronteras de la familia para situar a ámbos dentro de su contexto ecológico. Este contexto ecológico son los denominados Sistemas Más Amplios (SMAF) con los que el individuo y la familia se relacionan y de los que, muchas veces, son parte. Pero lo que nos interesa en Amaiur no es el sistema de relaciones, en sí mismo, sino el "Sistema de Sentido" porque en él están implicados no sólo los miembros de la familia sino, también, todas las personas que han quedado adheridas al problema original (profesores, amigos, profesionales, instituciones, etc.) y que están activadas dentro de la Red Conversacional creada entorno al síntoma o conducta calificados como problemáticos. Esto significa que, todas las personas y sistemas implicados en el mismo intento de ayudar a abordar el síntoma o problema por el que acuden a nuestro Centro, determinan un "Sistema de Ayuda" con un mismo sentido. El trabajo es con familias, parejas, grupos o cualquier sistema que incida en nuestra vida. El modelo Eco-Sistémico comprende al individuo en su red interaccional (contexto) y expresa que la relación entre las personas y su entorno está sujeta a una dinámica circular de influencias recíprocas y donde las disfunciones de éstas se consideran en conexión con los comportamientos y las expectativas de otros miembros del sistema en el cual evolucionan y viven.